Fuerte del Mazo

Nombre: Fuerte del Mazo, Fuerte de Napoleón

Localidad: Santoña

Comunidad: Cantabria

Tipología: Fuerte

Estado: Restaurado

Visita: Horarios

Localización: N43° 27.143′ W3° 27.177′

El fuerte del Mazo adapta su estructura al peñasco sobre el que se asienta, se sitúa en el monte de Santoña dominando la playa de Berria, para repeler un posible desembarco, por lo que no adopta ninguna de las formas “académicas” trazadas por las diferentes escuelas de fortificación. Su discurso es de este modo poligonal y a la vez atenazado. Además de puerta originariamente levadiza, foso y plataformas a barbeta, posee dos edificios, uno para cuerpo de guardia y alojamiento del oficial, y otro mayor para pabellón de oficiales y jefes arrestados.

El muro de forma poligonal está adaptada al entorno, resueltos en mampostería con uso de sillería en esquinales y en la puerta de entrada al fuerte. Existió un foso, y tiene construcciones anejas menores, como el Polvorín y Cuerpo de Guardia del Helechal

El Fuerte del Mazo o de Napoleón se construyó según proyecto de Gabriel Breuille, de 1813. En 1886 se construyó otro edificio en su interior, de dos alturas con el fin de que sirviera de pabellón de arrestados (lugar donde los oficiales y jefes de la plaza arrestados cumplían sus penas). El Fuerte es, dentro de las fortificaciones levantadas durante la Guerra de la Independencia, la única de su género conservada en España.

El propio Bonaparte dirigió, en 1812, la construcción de este fuerte, que dominaba todos los puntos al Norte y Oeste, evitando cualquier posible ataque, tanto mediante un desembarco en la playa de Berria como a través de una invasión por tierra.

La obra exigió un gran desembolso y supuso esfuerzos importantes, incluso se llegó a desmontar parte de la peña sobre la que se levanta, lo que muestra el interés que para los franceses poseía este enclave que, una vez concluida la guerra, se resistieron a abandonar.

El fuerte contaba con un cuartel para más de un centenar de soldados, y con un almacén de repuestos. Fue reformado ligeramente en 1870, y en 2001 se restauró en su totalidad. El fuerte fue adquirido el 10 de diciembre de 1973 por el Ayuntamiento de Santoña mediante cesión del Estado, una vez desafectado de su uso por el Ministerio del Ejército; dicha cesión se estableció con la condición de ser destinado a fines de utilidad pública.

Bibliografía

https://patrimonio.coacan.es

Fuerte de San Carlos

Nombre: Fuerte de San Carlos

Localidad: Santoña

Comunidad: Cantabria

Tipología: Fortin

Estado: Ruina

Visita: Exterior

Localización: N42° 15.756′ W3° 56.112′

El Fuerte de San Carlos ocupa una superficie de 6.500 aprox. y consta de cuatro partes perfectamente diferenciadas. Al oeste, un edificio para el cuerpo de guardia destinado a defender el acceso por tierra al fuerte, probablemente a fuego de fusil, tenía planta rectangular y dimensiones 12,3×6,4m. del que solo se conservan los muros oeste y norte. En el conjunto superior se emplaza la batería alta, con forma de “W” de salientes redondeados con una longitud de 85m. y orden de fuegos a barbeta, con disposición para 11 cañones; revestimientos de parapeto y escarpa en sillería rematada en cordón, y parapeto con talud de tierra de 4 m. de grosor; mas dos edificios de una planta aún en pie: el almacén de pólvora y pertrechos al oeste, en edifico de una sola planta de 8,3×14 m., un cuarto para la tropa con separación para el oficial en un único edificio al este de similares dimensiones, más un aljibe a pie de escarpa.

En la batería baja o conjunto inferior, en forma de “L” orientada al sur y este, se presenta un frente defensivo exterior de 80m. y una superficie en planta de 990 m2. Consta de dos órdenes de fuegos, el inferior, acasamatado en número de 11, y el superior, con terraza a barbeta con parapeto de tierra. El edificio está realizado con sillería de caliza y arenisca a doble cara, y bóvedas interiores de ladrillo.
Existe una avanzadilla al este capaz para una pieza a barbeta con parapeto alto de tierra y roca natural, revestido al interior con sillería, de 21 m. de longitud.

Se conservan en el recinto tres bases metálicas de artillería sobre solado de caliza, una en la avanzadilla del este, y dos en los salientes del conjunto superior.

En 1638, durante la Guerra de los 30 años, se construye un reducto en el sitio de “La Torrecilla” y se arma con 6 cañones, donde previamente había existido una atalaya. En 1688 se propone una plataforma capaz para seis cañones sobre el antiguo reducto.

A instancias de la villa de Santoña, empieza a construirse en 1688 el “Fuerte de San Carlos”, llamado así en honor del rey Carlos II, al tiempo que se refuerzan otras estructuras defensivas de la ciudad, con motivo de la frágil tregua de Ratisbona. Acabadas las obras, la Corona no aporta la artillería, con lo que a comienzos de la Guerra de Sucesión, en 1701, se encontraba totalmente desmantelado y necesitaba reparación.

Reinando Felipe V estaba el fuerte bien atendido, se realizó el camino de acceso en 1726, y contaba con nueve piezas de artillería documentadas en 1731 que seguían en 1739, pero sin realizar ninguna modificación estructural. Nuevamente sufrió el abandono hasta que el nuevo conflicto con Inglaterra en 1765 lo hizo necesario. Los ingenieros napoleónicos reformaron ligeramente la batería, reparando la barbeta, construyeron un recinto mas elevado para dos piezas y levantaron un edificio para cuerpo de guardia.

En 1860, reinando Isabel II y en paralelo a la construcción del de San Martín, se presenta un proyecto de nueva planta mucho más ambicioso que el que se realizó (una batería de casamatas, en vez de dos). En 1888 tenía tres cañones de 16, cuyos montajes aún se conservan, y 8 obuses. En 1918, una vez desartillado, se transforma en polvorín durante la Restauración Borbónica, cayendo en desuso hasta que en 1963 se subasta por la Junta Central de Acuartelamiento, pasando a manos privadas.

Bibliografía

http://patrimonio.coacan.es

 

Batería Alta de San Martín

Nombre: Batería Alta de San Martín

Localidad: Santoña

Comunidad: Cantabria

Tipología: Batería

Estado: Abandono

Visita: Privado

Localización: N43° 26.382′ W3° 26.735′

El fuerte se sitúa en la falda del monte Buciero, sobre el Fuerte San Martín, al que complementa. La Batería ocupa una superficie de 4.240 m2, y está constituido por un parapeto de este a oeste y tres edificios auxiliares.

El parapeto es a barbeta corrida, tiene una longitud de 120m. y forma de zig-zag o “W”, con el lado este más desarrollado. Está orientado al sur y la parte este defiende la embocadura del canal que accede a la bahía, y la parte oeste la parte más estrecha del paso, entre el monte y la punta del arenal de La Salvé. El revestimiento de la escarpa está realizado en mampostería desconcertada y tiene una altura variable, desde 2m. en algunos puntos hasta 70 cm. en otros, adaptándose al terreno. El parapeto tiene 6m. de anchura y es de tierra, formado por una franja horizontal de 1,90m. y un talud a 20o que salva un desnivel de 1,50m. El revestimiento interior del parapeto de la artillería a barbeta es un muro de mampostería desconcertada de 60 cm. de altura. Tenía capacidad para 19 piezas de artillería, de las cuales sólo se conservan 16 mesas de sillería, algunas de las cuales en su emplazamiento y otras repartidas por el terreno circundante.El conjunto lo completaban tres edificaciones de una planta, de oeste a este: un almacén de pólvora de 50 m2 embutido en la roca del monte, un pequeño tinglado del que perviven los muros norte y oeste, y un alojamento de 60 m2 con un pequeño almacén de pertrechos de 34 m2 adosado. En el proyecto original se preveía otra batería superior que finalmente no fue construida por estimarse suficiente, incluso sólo con 11 emplazamientos de artillería en vez de 19, para la defensa y refuerzo del fuerte de San Martín.

Fue construido por los franceses en la Guerra de la Independencia, probablemente al tiempo que se realizaban las obras de consolidación del Fuerte de San Martín en 1810, con la finalidad de reforzar con disparos desde mayor altura los efectos del Fuerte. Se amplió con toda probabilidad en 1823, pero al ser obras provisionales se desmoronaban con rapidez, así en 1834 se procedió a su rehabilitación y construcción del edificio del Cuerpo de Guardia. En 1855 se presenta un proyecto para ampliar su extensión y se diseñan dos líneas de baterías superpuestas con capacidad para 44 cañones. En 1859 se compran terrenos y se desmonta usando barrenos para ampliar la batería. El número de piezas de artillería ubicadas con la ampliación (19) resultó superior a las consideradas suficientes para asegurar su defensa (11) por lo que se renunció a la construcción de la batería superior. Al igual que el fuerte al que servía de apoyo, al final de su construcción resultó obsoleto, por lo que ya en 1888 sólo tenía dos cañones rayados de bronce y un mortero cónico inútil. En 1900 ya estaba completamente desartillado.

En 1973 el Ministerio de Defensa vendió la Batería al Ayuntamiento de Santoña, en 1994 se realizaron obras de “mantenimiento” por la Escuela Taller de Restauración de Patrimonio. Actualmente se ha procedido a su restauración integral, manteniendo el tinglado caído, añadiendo un muro para cerrar el recinto, y reconstruyendo el revestimiento exterior de la escarpa en su saliente sur-oeste.

Bibliografía

patrimonio.coacan.es

 

Fuerte de San Martín

Nombre: Fuerte de San Martín

Localidad: Santoña

Comunidad: Cantabria

Tipología: Fuerte

Estado: Bueno

Visita: Horarios

Localización: N43 26.353 W3 26.836

El fuerte se sitúa en el promontorio de San Martín, en la falda del monte Buciero, controlando el canal de acceso a Santoña, en segunda línea defensiva. Ocupa una superficie en planta de 2700 m2, y su planta presenta forma de herradura o de V redondeada, orientando su vértice hacia el sur, tiene dos pisos y la cubierta plana que se usa también en la defensa.

La configuración del edificio aprovecha el desnivel del promontorio para desarrollar el cuerpo principal en tres niveles, con una anchura de crujía de 13 metros y una longitud exterior de 125m. que tiene funciones defensivas contra ataques navales. La primera planta acasamatada ocupa una superficie de 700 m2, y en ella se sitúan 13 casamatas y el almacén de pólvora en el extremo noroeste. La segunda planta ocupa una superficie de 800 m2, y alberga 15 casamatas. En la cubierta se emplazaban otras 15 disposiciones para cañones u obuses en barbeta, que en origen se protegían con parapetos de tierra. Todas las plantas están conectadas por una escalera de caracol alojada en un cuerpo cilíndrico adosado en la parte sur del ala este, además de las rampas que dan acceso a la planta baja y primera desde el patio. En el noroeste, se remata el edificio con un muro alto acabado en 14 aspilleras, para proteger el edificio con fusiles frente a un ataque desde el monte o la entrada.

En el patio, al norte, se sitúa un edificio exento de dos planta y dimensiones 14×8,5m. la “Casa de Oficiales” destinado a almacén y aljibe su planta inferior, y la principal servía para alojar al cuerpo de guardia, formado por 25 hombres.
La construcción del edificio principal se realiza con muros de sillería de caliza y arenisca a doble cara, con relleno de mampostería desconcertada. Las bóvedas interiores son de ladrillo.

Construido a comienzos del S. XVII sobre un promontorio donde existía previamente una ermita dedicada a San Martín, aunque en 1614 constase tan sólo de una plataforma con cuatro piezas de hierro.

A lo largo de los dos siglos posteriores sufrió numerosas rehabilitaciones hasta su configuración actual. En 1684 comienzan las obras para la construcción del “castillo”. En 1701, con motivo de la Guerra de Sucesión se reconstruye, armándolo con ocho piezas de artillería. En 1726 San Martín era una estructura de cerca de 650 m2 de superficie, las dependencias se disponían al norte, y la batería a barbeta al sur. Por su deterioro, en 1763 se realizan pequeñas reparaciones, pero debido a la escasez de medios se abandona en favor del fuerte de San Carlos. En 1805, con motivo del apoyo a Napoleón en su guerra con Gran Bretaña, se realizan varias obras de mejora, que no varían esencialmente el fuerte. En 1810, durante la Guerra de la Independencia, el ejército napoleónico mejora sustancialmente las defensas y se construye un cuartel para tropa; En 1855, reinando Isabel II y ante el fuerte descontento político que daría lugar a la revolución de 1868, se presenta un proyecto de nueva planta con la configuración que encontramos hoy, demoliendo la antigua batería. Las obras se acabaron en 1863 con tres plantas y disposición para 43 cañones, pero el fuerte ya resultó obsoleto para guerras. En 1876, debido a problemas de humedad, se sustituyeron los parapetos de tierra en la cubierta por piedra.

Bibliografia

https://patrimonio.coacan.es

 

 

Batería de los Galvanes

Nombre: Batería de los Galvanes

Localidad: Santoña

Comunidad: Cantabria

Tipología: Batería

Estado: Vestigios

Visita: Libre

Localización: N43 26.357 W3 26.699

Santoña siempre ha sido una importante plaza estratégica y de defensa. Durante siglos han existido en su bahía fortificaciones y plataformas defensivas, las llamadas baterías o unidades de artillería. Existía ya en el siglo XVIII, aunque seria a partir de la guerra de la independencia, en 1812, cuando comienza a verse reforzada, a instancias de las tropas napoleónicas. En aquella época constaba con una batería superior con dos cañones de 36 y una inferior, dotada con una carronadas o piezas de artillería naval cortas, de a 24.

La instalación defensiva sufrió sucesivas reformas hasta ser transformada a mediados del siglo XIX en barbeta, es decir, es una fortificación carente de troneras, que no cubría  a la artillería. En el año 1864 se ejecuta el proyecto definitivo, que consto 13.220 escudos, y consistió en acondicionar las dos baterías existentes para que pudiesen albergar 8 piezas de artillería.

En 1932 la verita pierde su valor militar y sesenta años después, en 1992, la batería baja es declarada Bien de Interés Cultural (B.I.C.).

Fuente

Cartel informativo