Fortines de Getafe

Información
Nombre: Fortines de Getafe
Batalla: Madrid
Localidad: Getafe
Bando: Nacional, Republicano
Zona: Sector 3, Cerro de Los Angeles
Linea defensiva: Cinturón defensico Republicano Madrid
Provincia:
Tipología: Nidos ametralladora, parapetos
Comunidad: Madrid
Estado: Abandono
Visita: Libre
Galería de fotos

Mapa
dggggffff
Historia y descripción
G 6 Nidos de ametralladora del Conservatorio Musica Fortines del Cerro de Los Ángeles
Pareja de fortificaciones cúbicas de hormigón, semejantes a las levantadas en el Jarama por este mismo bando, dotadas de un acceso posterior y una tronera frontal. El nido de la derecha está inacabado. Fueron construídos como parte de un plan de fortificación de la capital batíendo la carretera de Toledo, aunque no tuvieron uso durante la guerra.

A pocos kilómetros al sur de Madrid saliendo por la carretera de Andalucía nos encontramos con uno de los cerros testigos tan característicos del paisaje de la meseta: el Cerro de los Ángeles. En la distancia se distingue en lo alto del mismo el Monumento al Sagrado Corazón de Jesús. Pasarían los años y en 1936 el cerro no solamente tenía un valor religioso…

En la madrugada entre los días 19 y 20 de julio de 1936, a las 4:30 horas AM. el Regimiento de Artillería Ligera nº 1, situado en Getafe, se alza en armas contra la República secundando el golpe de estado del General Franco, disparando sus cañones sobre la Base Aérea de Getafe, que fue leal a la República.

El día 20 de julio, sofocado el levantamiento de Getafe, los artilleros del Regimiento de Artillería Ligera nº 1 de Getafe, leales a la República, marcharon sobre Campamento. Después de tomar Campamento los artilleros de Getafe se dirigen hacia Madrid, habiéndose detenido ya el golpe de estado en la capital. Contenido el golpe de estado en Getafe el 20 de julio, el Ayuntamiento continuó regido por la Comisión Gestora que había sido nombrada el 15 de marzo. Al frente de ella se había nombrado el 1 de junio a Francisco Lastra, quien solicitó mediante un Bando la entrega de las armas repartidas a los civiles durante los primeros días de la sublevación. En los días siguientes se produjeron incautaciones de edificios, tierras, empresas y medios de transporte, depuraciones de funcionarios municipales, registros domiciliarios y detenciones.

La Base Aérea tuvo un papel relevante en la defensa de Madrid, de ella partirían, también a otros frentes de guerra, los aviones Breguet que se montaron en los hangares de Construcciones Aeronáuticas (C.A.S.A.). Algunos de sus pilotos se pasaron a los rebeldes con los aparatos. Milicianos madrileños llegaron a Getafe en autobuses de dos pisos, pintados de color verde, para defenderlo del ataque de las tropas del General Varela. Y en su defensa murieron un gran número de ellos.

Hacia finales de octubre en el pueblo quedaban muy pocos civiles. En el trascurso de los días siguientes Dolores Ibarruri acudió a arengar a los milicianos encargados de defender Getafe desde la plaza del Ayuntamiento.

El 4 de noviembre de 1936 al caer la noche las tropas regulares y legionarios del Primer Cuerpo de Ejercito de Franco, al mando del General Varela y conducidas por el Teniente Coronel Helí Rolando de Tella, tomaron Getafe, habían entrado desde el Cerro de Buenavista, por la carretera de Toledo. Ante la previsible contraofensiva de las Brigadas Internacionales, se emplazaron nidos de ametralladoras por detrás de la Base Aérea, en el antiguo camino de la Torre que conducía al Cerro de los Ángeles. También se instaló un cañón en las fincas del final de la calle Madrid, al lado del Cuartel de Artillería, desde donde lanzaban sus obuses a los Villaverdes y los Carabancheles.

Fueron muchos los corresponsales de guerra que pasaron por Getafe en aquellos días, tanto nacionales como Manuel Sánchez del Arco o extranjeros como Nikos Kazantzakis (amigo personal de D. Miguel de Unamuno). Gracias a su labor se pudieron mostrar al mundo los acontecimientos que asolaban el país. Al ser observadores directos de la inmediatez de los acontecimientos sus noticias, en la mayoría de las ocasiones, estaban libres de consideraciones y plasmaban historias personales como la del miliciano cántabro Francisco López. Son pues sus crónicas una valiosa fuente para el conocimiento histórico de aquellos tremendos años….

Bibliografía

https://museo.getafe.es