Fortines de la Batalla del Jarama

Información
Nombre: Fortines de la Batalla del Jarama
Batalla: Jarama
Localidad: Morata de Tajuña, Chichón, San Martín de la Vega Bando: Nacional, Republicano
Zona: Cañada Galiana, Pingarrón, La Jara Baja
Tipología: Nidos ametralladora, fortines artilleros, parpetos, trincheras…
Provincia:
Estado: Ruina, vestigios
Comunidad: Madrid
Visita: Libre
Mapa
dggggffff
Historia y descripción
Fortines de Morata de Tajuña Posiciones en Chinchon
Posiciones en San Martín de la Vega

Desde el comienzo de la guerra, el 18 de julio de 1936, el bando nacional había sido contenido en los pasos de Somosierra y Guadarrama, pero consiguiendo alcanzar la Ciudad Universitaria de Madrid en un rápido avance desde Andalucía y Extremadura, con tomas importantes como la de Toledo o Talavera.

Al alcanzar los arrabales de la Capital, la férrea defensa ejercida por el ejército republicano, con la inestimable ayuda de las Brigadas Internacionales, paralizó de nuevo el arrollador avance de las tropas franquistas.

En esta situación, el Alto Mando Nacional diseña una maniobra envolvente sobre la ciudad, cuyo objetivo sería alcanzar y cortar la carretera de Valencia a la altura de Rivas y el Puente de Arganda. Así, el 6 de febrero de 1937 comienza la Batalla del Jarama.

Avanzando desde sus bases de partida en las inmediaciones de la carretera de Andalucía, el bando nacional progresa hacia el este, tomando las pequeñas poblaciones de Gózquez de Arriba y Gózquez de Abajo. El primer contacto se produce sobre el Puente de Pindoque y el Soto de Pajares.

La guarnición republicana que lo defendía intentó activar las cargas explosivas que había colocadas para volar el puente, pero una deficiente colocación impidió su derribo. Apoyado por las Brigadas Internacionales, el ejército republicano despliega un importante contingente defendiendo el puente de Arganda, ubicado unos kilómetros al norte del de Pindoque, forzando el avance nacional hacia el altiplano que separa los valles del Jarama y el Tajuña.

Entre los olivares que rodean la Cañada Galiana se produce el enfrentamiento definitivo entre ambos contendientes, con episodios como el de la Colina del Suicidio o los numerosos intentos de recuperar el Pingarrón por parte de las tropas republicanas.

Tras 19 días de cruentos combates en los que hubo, según algunas fuentes, más de 30.000 bajas, el frente se estabiliza, comenzando las labores de fortificación que hoy podemos contemplar en toda la zona.

La Batalla del Jarama es una de las batallas más sangrientas y decisivas de la Guerra Civil Española. Los datos de la GCE todavía están poco claros y abundan versiones diferenciadas, pero en una primera aproximación, se podría decir que, comparada con otras batallas, la del Jarama fue, sin duda alguna, una de las más cruentas, si no la más cruel.

Por otro lado, la importancia de dicha Batalla es —histórica y estratégicamente— singular. En febrero de 1937 Madrid se encontraba casi cercada por completo. La mayoría de las carreteras que podían servir de suministro de pertrechos y armamento, así como alimentos y provisiones, estabancortadas exceptolascarreteras de Valencia y Barcelona. El objetivo de las tropas nacionales en la Batalla era tomar la carretera de Valencia (para continuar después hacia el Henares) y terminar de cortar los suministros enviados por el Gobierno de la República, que en esas fechas estaba en la capital del Turia. El objetivo de las tropas republicanas, obviamente, era defenderla para evitar el cierre total del frente de Madrid y evitar a toda costa la caída de la Capital de España y el consiguiente final casi inmediato de la Guerra. La importancia estratégica de la Batalla tuvo su reflejo en lo militar (los abundantes recursos utilizados de elementos de infantería, caballería, artillería y aviación) y el altísimo coste en bajas de ambos bandos. De hecho, es una de las pocas batallas que terminan por puro agotamiento de los recursos humanos y materiales de ambos bandos.

Hay muchos valores presentes en la Batalla del Jarama que la hacen única. Ya hemos visto, brevemente, algunas facetas históricas que hicieron de la Batalla un hecho relevante y de primera magnitud en la España de 1936 a 1939, pero queda resaltar, por ejemplo, que participaron en ella importantisimos nombres de ambos ejércitos. Por el bando nacional está al mando el General varela que, a su vez, está a las órdenes del General orgaz. Además le asisten los coroneles Barrón, Asensio, García Escámez, Sáez de Buruaga y Rada. Por el bando republicano están presentes el General miaja y el General mena, además de las famosas Brigadas internacionales, o Enrique líster.

Por lo visto anteriormente, podemos concluir sin temor a equivocarnos, que la Batalla supone uno de los hechos históricos más graves de la historia moderna y contemporánea de Madrid y (y, por supuesto, de Morata) y la zona comprendida entre la ribera norte del Tajuña y este del Jarama, en cuyos olivares tuvieron su escenario los cruentos enfrentamientos.

Referente histórico y mediático de primera magnitud.

Hay otra serie de condicionantes en la Batalla que traspasan las fronteras de las guerras “convencionales” y marcan esta Batalla con el marchamo de excepcional proceso histórico a nivel mundial:

• Esta Batalla está considerada, en términos militares y armamentísticos, como el primer ensayo universal de lo que después sería la segunda guerra mundial.

• En cuanto a la tecnología militar, en la Batalla se emplean por primera vez en la historia las llamadas “bombas de piña” que ahora conocemos como “bombas de racimo”, especialmente destructoras al multiplicar su devastador efecto.

• También fue campo de experimentación en la futura lucha aérea en la Segunda Guerra Mundial. Los cazas fiat italianos y, sobre todo, los messerschmitt alemanes de la famosa legión cóndor, se enfrentaron con éxito a los i-15 e i-16 soviéticos (más conocidos como los “moscas” y los “chatos”). La Alemania nazi demostró así, en los cielos de Morata, que la precisión de su armamento aéreo era difícilmente soportable por ningún ejército.

• La internacionalización del conflicto bélico fue también un hito en la historia militar mundial. En los campos de Morata y San Martín se enfrentaron soldados de 54 naciones (de las 66 que en ese momento estaban reconocidas internacionalmente).

• Además, madrid fue la primera ciudad abierta de la historia mundial en ser bombardeada. las bombas que cayeron en morata bien pudieron ser, también, unas de las primeras lanzadas contra la población civil en el mundo.

• La Batalla del Jarama es, también, la primera batalla de la historia cubierta periodísticamente por reporteros gráficos, literarios y camarógrafos de todo el mundo. El impacto de las crónicas, fotografías y películas realizadas por periodistas de todo el mundo hicieron que el protagonismo mediático de esa Batalla fuera la primera “globalización” informativa que después veríamos reprodu- cida, 60 años después, en la Guerra del Golfo y la famosa operación “Tormenta del Desierto”.

Bibliografía