Fortines de Las Rozas

Información
Nombre: Fortines de Las Rozas
Bando: Republicano, Nacional
Localidad: Las Rozas
Batalla: Brunete
Zona: Arroyo de la Retorna, Jardines de Azata, La Dehesa de Navalcarbón, Cerro Rubio, Vertice Cumbre, Arroyo de La Puentecilla, El Arenalón
Tipología: Nidos de ametralladora, refugios, trincheras, observatorios
Provincia:
Estado: Ruina consolidadas, vestigios
Comunidad: Madrid
Visita: Libre
Mapa
Historia y descripción

A principios de 1937, durante la fase final de la batalla de la carretera de La Coruña, el municipio de Las Rozas de Madrid se convirtió en un cruento campo de batalla que obligó a la evacuación de toda su población. Los vecinos pasarían el resto de la guerra como desplazados y refugiados en pueblos alejados de las zonas de combate, tales como Torrelodones y, sobre todo, Hoyo de Manzanares. El 4 de enero, tras intensa lucha, las tropas de Franco ocupaban la población y se establecían en plan defensivo, siendo capaces de resistir los duros contraataques republicanos que se desarrollaron hasta mediados de ese mismo mes. Como consecuencia de esta batalla quedó perfilada una línea de frente en la que el caserío de Las Rozas se convirtió en primerísima línea de fuego. La estabilización de ese frente dio paso a una guerra de trincheras que se alargaría hasta el final de la contienda, y en la que ambos ejércitos seguirían protagonizando pequeñas acciones de combate (golpes de mano, guerra de minas, operaciones locales…) y continuas labores de fortificación encaminadas a mejorar y consolidar sus respectivas posiciones. Los trabajos de fortificación alcanzarían su máxima expresión a partir de mediados de 1938, momento en el que las comandancias de ingenieros desarrollaron sistemas defensivos meticulosamente estudiados y planificados. A este periodo pertenecen la práctica totalidad de las fortificaciones que se conservan en Las Rozas.

Tras la guerra, comenzaron las labores de reconstrucción del pueblo, llevadas a cabo principalmente por el organismo denominado Regiones Devastadas. En los primeros años de posguerra, las numerosas fortificaciones y demás obras defensivas sufrieron una intensa actividad chatarrera encaminada a recuperar todos los elementos metálicos de sus estructuras, lo que supuso la destrucción parcial de muchas de estas construcciones. Durante décadas, estas fortificaciones quedaron a merced del paso del tiempo y del olvido.

Javier M. Calvo Martinez

Arroyo de La Puentecilla Arroyo de la Retorna El Arenalón La Dehesa de Navalcarbón
La Posición Rubio Las Ceudas
Vértice Cumbre
Blbliografía

http://frentedebatalla-gerion.blogspot.com