Fortines de Los Yesares

Información
Nombre: Fortines de Los Yesares
Batalla: Jarama
Localidad: Pinto Bando: Nacional
Zona: Arroyo Culebro Tipología: Nidos de metralladoras, trincheras, refugios, pozos de tirador
Provincia:
Estado: Yacimiento arqueológico
Comunidad: Madrid Visita: Libre
Mapa
dggggffff
Historia y descripción

La posición de Los Yesares se corresponde con la posición Posición 124 «Vega Baja» perteneciente al VI núcleo de resistencia denominado “Centro de resistencia Cerro de los Ángeles”. Que fue ocupado hasta final de la guerra por las tropas de la División 18.

Esta posición está situada en una parcela de titularidad municipal. Se trata de una pequeña loma yesífera que da nombre al lugar, y que se ubica en el margen derecho del arroyo Culebro y de la Cañada Real Galiana, que en este punto discurre de forma casi paralela al mismo. A estos aspectos hay que sumar los restos arqueológicos que nos ocupan y la proximidad de la cueva Cuniebles, lo que configura un espacio de gran interés histórico y medioambiental.

En esta zona la prospección abarcó una superficie de 8,414 ha y en ella se documentaron cuatro fortines mixtos de hormigón de la misma tipología con pequeñas diferencias entre sí, y un conjunto de estructuras excavadas en el terreno que incluye trincheras abrigos, pozos de tirador y un refugio. La denominación “mixto” aplicada a los fortines hace referencia a la combinación de fortín circular y fortín cuadrangular.

Se trata de estructuras excavadas en la ladera, de forma cuadrangular y tamaño variable, con el suelo y la pared del fondo en plano, donde se aprecian perfectamente los cortes en ángulo recto de la excavación. Aunque están construidas de forma independiente, todos cuentan en sus proximidades con ramales de trinchera que permitían el acceso seguro hasta ellas.

Estos abrigos contaban con cubierta realizada con materiales de construcción, ya que se han documentado en sus alrededores numerosos restos de uralita, teja y ladrillo que no se corresponden con vertidos de escombro actual, pues se localizan siempre en los alrededores de los abrigos, y también en zonas altas de la ladera. Si a esto añadimos otros factores, como el que también se documentan abrigos con restos semejantes en otras zonas y el hecho de que las posiciones estuvieron en uso hasta el final del conflicto, con lo cual se mejoró su habitabilidad, no hay duda de que dichos restos están en relación con los abrigos.

Por otro lado, se han documentado en los casos mejor conservados zonas de acceso que funcionaban a modo de hueco de entrada.

PLY 1 Nido ametralladora PLY 2 Nido ametralladora
PLY 3 Nido ametralladora PLY 4 Nido ametralladora
PLY 6 Refugio subterraneo

El siguiente tipo de estructura que aperecen son los pozos de tirador, consistentes en puestos excavados al final de un pequeño ramal de trinchera que permite su acceso, en los cuales se apostaban los soldados para disparar. Se han documentado un total de 46 pozos de tirador, de los cuales 9 son pozos simples al final de un ramal de trinchera, 1 es un pozo simple integrado en el lateral de una trinchera y 36 son pozos dobles con forma de “T”.

PLY 7 Zanja antitanque

El siguiente tipo de estructura documentada en la posición de Los Yesares, son los caminos fortificados/ zanjas antitanque, de los que se han localizado tres. Si recordamos la orografía de la posición, señalábamos que en tres de sus lados había una suave pendiente, mientras que en su lado Este el terreno era llano. Es en esta zona, la más vulnerable, donde se localiza la zanja antitanque de mayor longitud con 148m. que discurre en sentido norte-sur.

Los otros dos caminos antitanque se localizan al noroeste de la posición. El número 2 protege la parte más indefensa del fortín 4, y tiene una longitud de 31m., mientras que el número 3 tiene una longitud de 22m y se sitúa frente al anterior, yendo a rematar en una estructura indeterminada orientada al Norte que podría ser un puesto de mortero. En ambos casos van a desembocar a la pequeña vaguada en la que se documentan los abrigos 8 a 11.

En los tres casos el ancho medio de los caminos antitanque es superior a los dos metros, presentando caballones de tierra en sus laterales y paredes verticales.

La finalidad de todos ellos era impedir el avance de todo tipo de vehículos por las zonas más accesibles para estos, a la vez que servían como “línea de enlace” por la que transitar de forma rápida y segura para el amunicionamiento o evacuación de heridos.

PLY Trincheras_3774 PLY 5 Puesto de mando_3674

Otra de las estructuras es un refugio localizado en la ladera oeste, en su parte superior, que presenta un acceso mediante una pequeña trinchera serpenteante y una cámara abovedada muy colmatada excavada en la roca de yeso. Hay que señalar que en las diversas directrices para la “fortificación de campaña” emitidas por el Estado Mayor de las tropas franquistas durante el conflicto se mencionaba siempre que entre las dotaciones a construir en una posición debía haber un refugio para la oficialidad.

Todas las estructuras se encuentran integradas en una red de trincheras de la que ha llegado hasta nuestros días una longitud de 1308m. con un estado de conservación muy bueno.

En cuanto al material recuperado en esta zona durante las tareas de prospección y excavación, se recogió un conjunto de 139 objetos relacionado con la vida cotidiana en el frente y material bélico.

Entre el material de uso cotidiano destaca el hallazgo de numerosos fragmentos de cristal procedente de varios tinteros y de botellas de bebida, principalmente de la marca “Pedro Domeq” que era suministradora del ejército franquista, así como latas de conserva, si bien en ambos casos la presencia de estos elementos es escasa. También se localizaron dos botones posiblemente de uniformes, y varios fragmentos de alambre de espino procedente de la fortificación del lugar. En la última campaña de excavación del abrigo, se ha recuperado objetos de higiene personal como un frasco de colonia.

Por lo que respecta al material bélico se encontraron varias vainas de fusil de procedencia española, alemana e italiana, aspecto este que subraya la adscripción de la posición. Junto a este material se documentó una tapa de caja de munición así como varios proyectiles ya disparados.

Qué información aporta Los Yesares al conocimiento de Guerra Civil (1936-1939).

La Arqueología aporta, matiza e incluso corrige a la Historia y cuando nos referimos a la guerra civil española, esto cobra un matiz considerable. El periodo histórico que nos ocupa, quizá sea el que más bibliografía ha generado, pero este hecho se ha visto siempre influenciado, en la mayoría de los casos por los ideales de los autores. Aunque esto no siempre ha sido así, debemos tener en cuenta publicaciones que han sido y siguen siendo referentes para los investigadores y el público en general admirador de esta época. La Arqueología de la Guerra Civil ha permitido conocer historias que no aparecen en las fuentes documentales como los archivos y las hemerotecas. Historias que nos cuentan los propios campos de batalla o los objetos que en ellos se localizan. Gracias a esta disciplina, podemos acercarnos a la vida cotidiana en las trincheras, esa vida que no aparece en los partes oficiales ni en la prensa del momento. Esa vida que nos cuentan los protagonistas directos a modo de recuerdos, y que tras el estudio arqueológico se pueden matizar o incluso aportar nuevos datos.

Los diferentes elementos de fortificación que integran la posición son un fósil director de la época que nos ocupa. El entramado de trincheras con su característico zig-zag y potentes caballones, nos permiten adentrarnos de forma explícita en uno de los numerosos campos de batalla que existen en la geografía española. Los Yesares cuentan con cuatro fortines o nidos de ametralladora de hormigón armado y en perfecto estado de conservación. Estas estructuras y las mencionadas en apartados anteriores, configuran un claro ejemplo de cómo se debía organizar y preparar el terreno para el combate según los manuales de la Dirección General de Preparación de Campaña de 1927

Bibliografía

www.comunidaddemadrid