Fortines de Pozuelo de Alarcón

Información
Nombre: Fortines de Pozuelo de Alarcón
Batalla: Madrid
Localidad: Pozuelo de Alarcón
Bando: Republicano
Zona:  Fuente de la Salud, Cerro de los Gamos
Linea defensiva: Cinturón Republicano defensivo Madrid
Provincia:
Tipología: Nidos de ametralladora
Comunidad: Madrid
Estado: Abandono
Visita: Finca privada
Mapa
dggggffff
Historia y descripción
Fortines del Cerro de los Gamos Fortines de Fuente de la Salud

Los fortines emplazados en Pozuelo de Alarcón se rigieron por la ley básica en fortificación: amplia eficacia defensiva basada en recursos ofensivos limitados. En el verano de 1936 se trató de crear un sistema de núcleos capaces de batir un amplio terreno en los accesos a la capital. Algunos se fijaron en Pozuelo y se basaron en la despiadada potencia de sus ametralladoras.

El fuego que vomitaban estas armas equivalía casi al de un centenar de fusiles que escupían hasta 300 cartuchos por minuto. Tras la 1ª Guerra Mundial no tardaron en convirtirse en el arma clave para gobernar los campos de batalla, ya que todas sus funciones se adaptaban con facilidad a cada situación, resultando esenciales para la defensa del terreno, como era el caso del sector de Pozuelo.

Entre sus muchas bondades, las ametralladoras contaban con una gran capacidad de tiro, una calculada precisión generada por la estabilidad del arma, su potencia despertaba un devastador efecto moral sobre el enemigo, si la elevación del terreno lo permitía se generaba la posibilidad de disparo por encima de las líneas propias. Todo ello permitía que las ametralladoras fueran las encargadas de fijar al enemigo y dirigir el fuego de la unidad contra un objetivo específico.

Su manejo era sencillo: un número de personal muy reducido que operaba un arma plegable, manejable y capaz de instalarse en cualquier tipo de terreno; ocupaba poco espacio, lo que dotaba a su fuego de una gran movilidad y permitía el cambio de objetivo. Además, sus características físicas favorecían su disimulo en el terreno, alimentando el factor sorpresa y las acciones de emboscada.

Su presencia siempre supuso un verdadero quebradero de cabeza, más aún si se instalaban bajo estos abrigos de espeso hormigón. Para poder explotar todo el potencial de estas armas, los nidos de Pozuelo hundieron sus raíces en las cotas más elevadas, logrando superioridad de fuego y una buena visibilidad del frente. Pero de estas fortificaciones ya hablaremos más adelante…

Ignacio de la Torre

Bibliografía

La Guerra Civil en Pozuelo de Alarcón