Fortines de San Martín de la Vega

Información
Nombre: Fortines de San Martín de la Vega
Batalla: Jarama
Localidad: San Martín de la Vega Bando: Nacional, Republicano
Zona: Pingarrón
Tipología: Nidos ametralladora, fortines artilleros
Provincia:
Estado: Ruina, vestigios
Comunidad: Madrid
Visita: Libre
Galería de fotos

Mapa
dggggffff
Historia y descripción

El 12 de febrero la brigada de Buruaga termina de cruzar completamente el Pindoque y se coloca a la derecha de Barrón, avanzando hacia la posición conocida como “Casa Blanca”, una pequeña construcción agrícola sobre unos cerros que dominan el valle del Jarama y que formaban una extraordinaria plataforma para el asalto final a la localidad de Morata de Tajuña.

Asensio acababa de pasar el puente de San Martín de la Vega, por lo que la Batalla del Jarama se balancea por momentos hacia el Sur. La resistencia encontrada en el sector de Arganda por las fuerzas del Garibaldi (XII BI) y del Dombrowsky (XI BI) hacen pensar al mando rebelde en pasar a la ofensiva por Morata de Tajuña, esquivando así el frente principal y rodearlo hasta Arganda, pasando por una zona donde las defensas republicanas fueran menos densas.

Esa mañana del 12 de febrero, batallones de la XI y XV Brigada Internacional –esta última acababa de llegar de refuerzo a la zona- avanzaban en dirección contraria. La XV estaba formada por el batallón británico Saklatvala y el francobelga Seis de Febrero, mientras que el norteamericano Abraham Lincoln se les unirá más tarde. Al amanecer de ese 12 de febrero, 400 hombres del batallón británico ocupan la Casa Blanca y lo que ellos mismos llamaron “Suicide Hill” o “Colina del Suicidio”. Allí entran en contacto con las tropas de Buruaga, entablándose un sangriento combate en el que nadie saldría bien parado.

Los británicos aguantaron su posición durante 7 horas, bajo fuego directo de la artillería y ametralladoras nacionalistas, que se encontraban en las colinas frente a ellos. El retraso en el avance de las columnas de Buruaga, permitió organizar de nuevo el dispositivo de defensa, escondiendo a los atacantes el enorme hueco en las unidades republicanas que se abría hacia el Sur de la XV Brigada. Además, los constantes ataques y defensas enconadas de las brigadas XI y XV impiden al enemigo establecer contacto entre sus propias brigadas. Las columnas de Asensio y Buruaga deberán hacer sus progresiones de manera independiente, lo que enlentece fuertemente un avance que debería haber sido muy rápido.

La intensidad del fuego fue tal que los fusiles de los británicos quemaban en las manos y las viejas ametralladoras Colt comenzaron a encasquillarse, por lo que los franceses del batallón Seis de Febrero se ven obligados a replegarse, dejando el flanco derecho de los británicos que ocupaban la Colina del Suicidio al descubierto de las ametralladoras de los marroquíes. La resistencia es atroz.

Finalmente, aunque la XI Brigada Internacional intentó asaltar la recién tomada Casa Blanca con gran número de bajas, la XV debe replegarse hasta una colina cercana que domina la carretera de Colmenar y la cañada Galiana. Es la “Cota 700”. Del batallón británico hay 125 supervivientes de los 400 que inicialmente estaban destinados en la Colina del Suicidio.

Aunque la dura resistencia británica y de las brigadas XI y XV fue decisiva para que no alcanzaran su objetivo de tomar Morata, el número de bajas por ambos bandos en ese día 12 de febrero fue enorme. La XV brigada fue duramente castigada y el batallón británico prácticamente fue destruido.(1)

Suicide Hill Memorial

 

Memorial dedicado a Kit Conway, Capitán de la 1ª Compañía, y demás miembros del Batallón British.

La Colina del Suicidio, bautizada por los mismos soldados de los batallones que lucharon allí, fue disputada por las Brigadas Internacionales XI y XV. La segunda (también conocida como la Brigada Lincoln, estadounidense), acababa de llegar al frente. De los 400 hombres que conformaban el Batallón Británico, sólo 125 sobrevivieron. La toma de esta colina es sólo un ejemplo de lo que fue esta batalla. Ambos bandos se empecinaron en su conquista. Una y otra vez las tropas se lanzaron a pecho descubierto y murieron. La colina se conquistaba y reconquistaba por unos y otros. Lo mismo ocurrió en el cerro Pingarrón, a tan sólo unos cientos de metros.

La Colina del suicidio desde Suicide Hill Memorial

Suicide Hill Memorial desde La Colina del Suiciidio

Suicide Hill Memorial SMV 4 Parapeto refugio_4713

 

Fortines Nacionales de la Cañada Galiana

SMV 1 Fortin artillero

Fortín para pieza anticarro, de planta trapezoidal con la parte trasera abierta. Construido en  mampostería y cemento. Batía la amplia llanura que se extiende ante el pingarrón y cubre el flanco izquierdo de estas posiciones.

SMV 2 Pozo tirador

Pozo de tirador colmatado, fabricado en mampostería, apoyando al las fortificaciones anexas.

SMV 3 Puesto de tirador

Nido fusilero de hormigón, de planta trapezoidal con dos accesos en los laterales del paramento posterior. Por el remate de superior de los muros, parece que nunca tuvo cubierta de obra. Batía la amplia llanura que se extiende ante el pingarrón y cubre el flanco izquierdo de estas posiciones.

Bibliografía

1 www.elcajondegrisom.com