Fortines del Cerro Matabueyes

Información
Nombre: Fortines del cerro Matabueyes
Batalla: Madrid
Localidad: Leganes
Bando: Republicano
Zona: Cerro Matabueyes
Linea defensiva: Cinturón defensivo republicano de Madrid
Provincia:
Tipología: Nidos de ametralladora
Comunidad: Madrid
Estado: Vestigios
Visita: Libre
Galería de fotos

Mapa
dggggffff
Historia y descripción

En la zona sur de Madrid aun se exhiben diversos e interesantes enclaves de su territorio del imborrable paso y recorrido de la Guerra Civil española (1936-39) que enfrentó a los españoles hace más de 80 años.

En el municipio de Leganés quedan restos de fortificaciones militares utilizadas por el ejercito republicado aun de pie, según cuenta el Cronista Oficial de la villa de Leganés, Juan Antonio Alonso Resalt.

Estas defensas republicanas, intentaron en tan solo unos meses de julio a noviembre del 1936 detener el demoledor paso de las tropas llamadas franquistas con sus Tercios de Regulares, legionarios y tropas que seguían a los Generales Barrón, Valera y Monasterio, seguidores del entonces Jefe del Ejercito el General Franco.

Dos de esos fortines, que debido al rápido avance del llamado ejercito nacional, no llegaron a ser concluidas en su construcción, pero si utilizadas, apenas unos meses, están ahora no en muy buen estado, pero siguen de pie dentro del término municipal de Leganés.

Están situadas estas sencillas fortificaciones de la Guerra a escasos 500 metros del barrio de Fuenlabrada conocido como La Avanzada, dentro del termino municipal de Leganés, pero frente a la avenida de la Habana fuenlabreña, en un cerro del conocido Bosque Sur de la Comunidad de Madrid, cercano al cauce del conocido Arroyo Culebro que nace en las cercanías del antiguo poblado de Polvoranca.

Son dos claros y únicos ejemplos en la zona sur de Madrid de la conocida línea defensiva republicana denominada Plan de Fortificaciones de los accesos a Madrid, dirigida por el General de Ingenieros del Ejercito Republicano Carlos Masquelet Lacaci, ingenerio Jefe de la Casa de Manuel Azaña y el ingeniero civil Molero, según una documentación que existe en diversos archivos y que ha sido facilitada por Fernando de la Vega, miembro del Grupo de Estudios del Frente de Madrid (Gefrema).

Los dos fortines del conocido por los vecinos del campo como Cerro Matabueyes no están destruidos, sino abandonados en los primeros días del mes de noviembre de 1936, están por lo tantos inconclusos, dada la premura del tiempo que tuvieron para construirlos desde julio de 1936 a tan solo el mes de noviembre de ese mismo año. Mes en el que llegan a los pueblos del sur de Madrid las tropas nacionales al mando del general Luis Valera.

Tiene una extensión de cuatro por cuatro metros, con un metro de espesor y dos metros de profundidad, colocados en entre divergente para controlar dos (puestos) puntos de vigilancia por la posible penetración de militares rebeldes.

Ahora en el año 2017 se hallan repletos de escombros, de desperdicios, con restos de botellones y con cenizas de hogueras realizadas por visitantes, que no conocen su procedencia.

Para levantarlos se utilizó piedra picada granítica de dimensiones muy homogéneas por lo que podrían proceder del balasto de las vías del tren cercano que unen a la capital con Extremadura.

Estas fortificaciones llevan el sello del General Carlos Masquelet Lacaci autor del Plan General de Fortificaciones en torno a la capital de España, puesto en marcha este año 1936 en torno a Madrid. Una vez iniciada la Guerra civil se mantuvo fiel a la República.

Hasta entonces había sido jefe del Cuarto militar del Presidente de la República. Tuvo una destacada participación en estas fortificaciones de Madrid a través del diseño, creando un frente defensivo fundamentado en fortines, distribuidos en cuatro anillos, que construyeron para la Defensa de Madrid (noviembre de 1936). Que buscaba parar en seco con armas ligueras y más grandes la evolución de los sublevados desde la misma carretera de Extremadura y de Toledo.

Estas dos fortificaciones están siendo estudiadas a petición del Ayuntamiento leganense por la Dirección General del Patrimonio de la Comunidad de Madrid, para declararlas de interés (Bien de interés cultural- BIC) y dándoles valor, apoyar su existencia y conservación con la organización de visitas guiadas de vecinos y colegios, para “poder conocer mejor nuestra historia mas reciente” comenta el Cronista de Leganés, Alonso Resalt.

Bibliografía

www.cronistasoficiales.com