Fortines del frente de Somosierra. Posiciones Republicanas

Nombre: Fortines del frente de Somosierra

Localidad: La Serna, Gandullas, Piñuécar, Paredes de Buitrago

Comunidad: Madrid

Tipología: Fortin

Estado: Yacimiento arqueológico

Visita: Libre

 

Construcción de fortines Republicanos

 

La construcción de este tipo de elementos constaba de varias fases: inicialmente se excavaba una gran fosa en el terreno aprovechando la ladera protegida con sacos terreros, que conformaba un primer refugio armado. Posteriormente se elevaban los gruesos muros de ladrillo y hormigón ciclópeo, cubriéndose con un sistema de vigas metálicas y ladrillos sobre el que se colocaba, finalmente, una gruesa capa de hormigón en masa armado con todo tipo de restos de piezas de metal disponibles: rejas, barandillas, cabeceros de cama, etc. que pueden verse embebidos en los restos de la cubierta.

FS 5 Nido ametralladora Peña del Alemán

Los efectivos republicanos empujados hasta el cerro de Cabeza Velayos, también conocido como la Peña del Alemán en memoria de Max Salomón, herido gravemente en esta posición durante los combates para la defensa de Buitrago durante los primeros días de la Guerra Civil, esta situada a unos 800 metros de la carretera de Burgos y en la línea imaginaria que una Gandullas con Gascones.

Entre 1936 y 1939, esta loma fue la punta de lanza de la República al norte de Madrid,  el lugar más peligroso y más expuesto del frente de Somosierra, siendo el último obstáculo entre el fascismo y la capital.

En la Peña del Alemán encontramos los restos de un pasado no muy lejano, el cual era todo menos un lugar silencioso y apacible, como a día de hoy podemos disfrutar. En la cima encontramos una pequeña casamata desde donde los republicanos podían tener controladas las posiciones nacionales, aquí se hicieron fuertes hasta finales del 36 por el 5º batallón de la columna Galán, y desde esta fecha hasta el final de la contienda fue ocupada por la 27 Brigada Mixta.

Polvorín y FS 1 Puesto de Mando

A diferencia de los imponentes fortines de hormigón y de las trincheras soterradas de los nacionales, los republicanos se fortificaron de forma mucho más humilde. Todavía hoy se puede distinguir un antiguo puesto de mando con el techo derruido y escondido en la falda de una roca. Hacia allí conducen los restos de unas trincheras en zigzag. Eran los caminos que los milicianos debían tomar a cubierto y siempre agachados si no querían morir de un disparo desde las lomas cercanas en manos de sus enemigos.

Restos de pozos de tirador y algún pequeño refugio derruido, fueron los objetivos de miles de cañones de fusil y de ametralladora de los que se tenían que ocultar. El la cima del cerro un humilde fortín, desde donde los republicanos podían observar a sus enemigos y mantenerlos a raya.

FS 4 Refugio Cabeza Velayos

En el sur del cerro bajo un pequeño saliente rocoso, encontramos una casamata protegidas por una gran placa de roca, el puesto de mando y las trincheras, que siguen ladera abajo, que continuándolas en la parte mas baja dirección Suroeste y en su ladera oeste vemos un gran puesto de mando o zona de descanso de la tropa no activa, a unos metros de aquí un túnel subterráneo sobre la misma roca, usado como polvorín.

Por la acción de la aviación alemana (principalmente por el bombardeo de los Stukas), y cerca de allí se fortificaron los nacionales en una zona que llamaron “La Muralla de Acero”, con trincheras muy bien protegidas e imponentes fortines y nidos de ametralladora que apuntaban al cerro republicano, desde la que bombardearon con todos los medios disponibles las posiciones enemigas y la población de Buitrago de Lozoya. Como curiosidad, por un fortín republicano había al menos cuatro de los nacionales hechos de hormigón apuntando desde todos los ángulos. toda a posición se encontraba defendida por minas anti persona.

Después de estos combates el frente se estabilizó hasta el mes de noviembre, cuando llegó la ayuda soviética. Los tanques y aviones enviados por la URSS sirvieron para obligar a retroceder al ejército nacional hasta la zona entre Paredes de Buitrago y Robregordo.

Vista desde FS 7 Nido La Llorona Vista desde FS 5 Nido Peña del Alemán

En la Peña del Alemán se sucedieron las batallas más sangrientas e intensas en el verano y otoño de 1936, aunque el bando Nacional canceló la ofensiva después de unos cuantos intentos fracasados más de derrotar a los milicianos, estabilizándose el frente de Somosierra, y pasando a convertirse en un “frente dormido” que no volvería a moverse hasta la fiscalización de la guerra. Como consecuencia de esto, el general Mola decidió no seguir avanzando hacia Madrid por este camino debido a la resistencia encontrada y a las dificultades logísticas.

Los republicanos resistieron hasta el final, y aunque La Peña del Alemán jamás fue conquistada, cuando acabó la guerra, siendo Madrid fue tomada por las tropas de Franco, sus defensores simplemente la abandonaron cuando ya todo estaba perdido, se rindieron, y entregaron las armas. Entonces el bando nacional dejaron sus trincheras, subiendo a la Peña del Alemán, que durante casi tres años no pudieron pisar.

FS 7 Nido de ametralladora La Llorona

La posición defensiva nacional Media Legua-Retamosa, situada en el Alto de La Retamosa, a solamente un kilómetro de la Peña del Alemán y un poco más alto que ésta, los nacionales podían observar cualquier movimiento de los republicanos y disparar casi a placer. Hoy todavía existen casi intactos los fortines y las trincheras desde las cuales apuntaban a sus enemigos, que estaban tan cerca que incluso se podían escuchar perfectamente los insultos que de vez en cuando se lanzaban ambos bandos.

El fortín se encuentra en la parte alta de Cabeza Retamosa, tiene forma rectangular y de el salen ramificaciones en forma de trincheras hacia los laterales de las laderas, hacia la derecha están bastante destruidas, pero se aprecian los restos, y hacia la izquierda el ramal de trincheras llega hasta un bunker circular en bastante buen estado, se trata del llamado observatorio Casado, ocupado por el bando nacional, que junto con otro fortín mas abajo el llamado fortín la Llorona, cuyas trincheras eran conocidas como el Parapeto de la Muerte. Este fortín de forma poliédrica con amplias troneras para permitir un vasto campo de visión y de campo, siendo este la última construcción bélica dirección Sur-Suroeste la que ocupaban los del bando nacional, justamente en este fortín las trincheras que se ramificaban.

Las ametralladoras situadas en estos fortines actuaban bajo el solapamiento de fuegos, protegiendo así sus zonas muertas y aumentando la potencia de fuego.

FS 12 Observatorio Casado

El Observatorio Casado, de forma circular y techo plano,lo que nos permite pensar que la protección del techo se realizó a base de rodillos y sacos terreros para evitar los efectos de un impacto directo de artillería o de la aviación republicana, que al comienzo de las hostilidades tenía el dominio del aire.

Sus misiones principales eran la de observación y tiro sobre la Peña del Alemán (cerro Velayos) observación de la carretera de Burgos y la zona de Gascones, y como tercera misión, la observación sobre Peñalta, lugar donde se había situado la artillería republicana llamada Batería del Catalán.

Próxima a este, encontramos una serie de trincheras muy profundas que indican que lo que en principio eran trincheras de combate se convirtieron posteriormente en ramales de comunicación.

FS 13 Fortin – refugio subterraneo Cabeza de Retamosa

Poco mas arriba encontramos el fortín de Cabeza de Retamosa, cuya misión era de de observación y tiro de la carretera de Burgos. Junto a este fortín se encuentra la entrada a un refugio subterráneo que se comunicaba con las trincheras del Observatorio Casado, entre otras.

El 29 de julio de 1936, el avance de Coronel García Escámez por Somosierra, junto a el llamado batallón San Marcial, parecía definitivo e imparable, rebasando pueblos como Robregordo y llegando el día 30 a Braojos de la Sierra, La Serna y Piñuécar, que son ocupados, así como Cabeza de Piñuécar. La idea era la de ocupar y rebasar el día 31 de este mes el pueblo de Buitrago. Por la derecha (Oeste) avanzarían las fuerzas del Tte Cl Rada y por la izquierda (Este) las del Tte Cl Cebollino, mientras Escámez seguiría las operaciones desde el búnker-observatorio del Cerro Piñuécar una vez ocupado. Siendo atacados constantemente por la artillería y aviación republicana.

FS 18 Nido ametralladora

Los nidos situados en ambos sentidos de la antigua carretera N-I, cerraban un fondo de saco en torno a la citada carretera, dominando tanto la carretera como el camino que va hacia el norte de La Serna, entre Braojos y la N-I.

FS 19 Nido ametralladora

El nido situado junto a la gasolinera, queda alejado de los próximos mas de lo habitual, de manera que quizas hubo otro mas cercano, destruido despues de la guerra o destruido por las obras de la actual autovía.

 

Loma Quemada

FS 20 Observatorio

Este observatorio del sector republicano dominaba visualmente el pueblo de Paredes de Buitrago y la carretera del embalse de Puentes Viejas, y servía también para dar cobijo a las tropas. Los restos documentados durante las excavaciones arqueológicas han permitido reconstruir un sistema constructivo; presenta una planta rectangular con el frente redondeado, muros de piedra sin debastar (sillerejo irregular) trabadas con argamasa y revocos de cal; la cubierta era de placas de fibrocemente (uralita) sustentadas por rollizos (vigas) de madera, mientras que el suelo era de tierra apisonada. Igualmente, la excavación ha proporcionado un gran numero de restos de proyectiles de fusil y elementos de aseo personal (cepillos de dientes).

 

FS 21 Nido ametralladora

Este nido de ametralladoras del sector republicano estaba perfectamente orientado para controlar movimientos en la carretera que, desde las posiciones del ejército franquista, accedía al embalse de Puentes Viejas.
La excavación arqueológica de este elemento nos ha permitido conocer el diseño de su estructura constructiva, con muros de piedra de gran espesor y acceso al interior en forma de codo, probablemente para amortiguar la onda expansiva de los proyectiles.
Se puede apreciar la magnitud de la obra de ingeniería y la dificultad de su realización estando bajo fuego enemigo.

 

FS 22 Observatorio

Observatorio similar a la Posición Loma Quemada 1, pertenecía al sector republicano. Presenta una planta rectangular. Construido en mampostería, se encuentra en muy mal estado y sin excavar.(4)

 

FS 23 Fortín

Importante búnker del ejército republicano dotado de seis troneras para armas automáticas y cuatro para fusilería, Tenía una gran potencia de fuego. Controlaba la carretera de acceso a la cercana presa de Puentes Viejas, formando parte del centro de resistencia de Loma Quemada.
De forma semicircular, se construyó en ladrillo y hormigón con una base en su interior para apoyar varias ametralladoras y un pasillo a nivel inferior para el municionamiento de las mismas. los escasos restos documentados de la cubierta, actualmente desmantelada, no nos permiten definir su estructura ni su material constructivo.

 

FS 24 Nido ametralladora

Ver sin ser visto, el enmascaramiento y la mimetación con el terreno son claves para entender la construcción de este nido de ametralladoras, cuya tipología se repetirá en el sector republicano: estructura semisubterranea de planta circular con entrada en codo, dos troneras en su interior construidas con muros de ladrillos y cubierta de losa de hormigón armado. La posición de este nido controlaba las eventuales incursiones de tropas enemigas por la vaguada situada a sus pies.

 

Quintana

FS 27 Nido de ametralladora, de La Haza Grande

El frente republicano de esta zona estaba constituido por el pueblo de Paredes de Buitrago, los montes situados al este del mismo y los cerros que se levantan al noroeste. Esta es la primera de una serie de posiciones que bordeaba toda la ladera oeste de la montaña y que discurría hasta el collado de La Puebla de la Sierra. Esta posición está constituida por un nido de ametralladoras de forma algo ovalada, bien conservado. Sin ser de una gran calidad técnica, es un buen ejemplo de construcción amplia y bien acabada.

 

Sobrino

FS 28 Nido de ametralladora, de la Solana

Es esta la segunda de una serie de posiciones republicanas que desde Paredes de Buitrago bordeaba toda la ladera oeste de la montaña y discurría hasta el collado de La Puebla de la Sierra. Está situado en una posición elevada sobre el arroyo Malillo, junto y numerosas trincheras, desde la que son muy visibles las posiciones nacionales. Esta posición está constituida por un nido de ametralladora conservándose en buen estado, de forma cilíndrica con el techo achaflanado. Un lado está deteriorado y esto permite apreciar su armazón metálico. Su cubierta tiene muchas inscripciones poco legibles. Junto al fortín hay numerosas trincheras.

 

Díaz Montero

FS 29 Nido de ametralladora, de Los Rasos

Es esta la tercera de una serie de posiciones republicanas que desde Paredes de Buitrago bordeaba toda la ladera oeste de la montaña y discurría hasta el collado de La Puebla de la Sierra. El nido de ametralladora se levanta medio oculto por la vegetación en medio de la ladera, a unos tres kilómetros de Paredes de Buitrago. Esta posición está constituida por un fortín de forma ovalada, muy bien construido, con abundantes inscripciones de la época.(4)

Fortines del frente de Somosierra

Posiciones Nacionales

Bibliografía

1 Domingo Pliego Vega

2 Yacimiento arqueológico de la Guerra Civil Española

3 Paneles informativos