Los 8 castillos más bonitos de Francia

Si planeas viajar a Francia próximamente, debes saber que este país cuenta con todo tipo de paisajes naturales y sitios históricos. Así que si tienes espíritu aventurero y disfrutas explorar los monumentos que relatan la historia de una nación, entonces tienes que conocer sus castillos.

Viajar a Francia es toda una experiencia maravillosa, pues podrás encontrar muchos paisajes naturales hermosos que te permitirán estar en contacto con tu espiritualidad, pero también cuenta con distintos sitios y monumentos históricos, los cuales conservan una parte del pasado de la nación.

Si quieres explorar la historia y te preguntas qué ver en Franciala respuesta es sencilla: sus castillos. Hemos preparado esta guía donde recopilamos una lista con los castillos más bonitos que obligatoriamente debes visitar si de verdad deseas conocer el país.

Los castillos más bonitos del país

En la antigüedad, el reino de Francia estaba constituido por fortalezas. En esta época, los señores y las ciudades estaban protegidos por inmensas murallas y torres.

Si bien es cierto que algunos de los castillos medievales están destruidos o han sido modificados, también existen otros que permanecen intactos y han logrado sobrevivir al paso del tiempo, por lo que hoy en día son sitios turísticos que atraen a millones de visitantes cada año.

La ciudadela de Carcasona

Entre la ciudad de Montpellier y Toulouse, se encuentra la ciudadela de Carcasona, que es una de las fortalezas que mejor se ha conservado a nivel mundial.

Esta obra arquitectónica fue construida en el siglo XIX de la mano de Viollet-le-Duc y fue la salvación para la ciudad, la cual se encontraba en amenaza de ser desaparecida.

Desde el año 1997, esta ciudadela forma parte del Patrimonio de la Humanidad por parte de la UNESCO y anualmente recibe a millones de visitantes que desean explorar sus interiores. Además, podrás encontrar museos, tiendas, restaurantes y demás sitios que harán de tu estadía una experiencia maravillosa e inolvidable.

La ciudadela de Provins

Esta ciudad, durante la Edad Media, era la responsable de acoger a las Ferias de Champaña, que en ese entonces eran las más importantes y conocidas en todo el continente europeo.

En esta ciudad se pueden encontrar un total de 58 monumentos que han sido declarados como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 2001 y se encuentra a 1 hora y 30 minutos de la capital parisina, por lo que se podría decir que si te preguntas qué ver en París, este monumento es una gran idea.

Todos los años, miles de turistas deciden visitar esta imponente fortaleza para conocer todas las maravillas que esconde, como el Museo de Provins y muchos más espectáculos que se llevan a cabo.

El Mont-Saint-Michel

Es cierto que esta no es una fortaleza como tal, sino más bien torres con una abadía alta que se extiende hacia el cielo, dándole la imagen de un castillo en las alturas.

Pese a esto, el Mont-Saint-Michel cuenta con murallas que crean un ambiente que evoca el misticismo y nos recuerda la época medieval. A menudo suelen ser bañadas por las olas del mar, lo que mejora aún más la vista del lugar.

El castillo de Haut-Koenigsbourg

Este imponente y majestuoso castillo se encuentra en Alsacia, en las cercanías de la frontera entre Alemania y Francia. Fue restaurado en el siglo XIX de la mano del Kaiser Guillaume II. Esta estructura con murallas y torres increíblemente alta nos ofrece una de las mejores vistas del país.

Es un destino turístico muy exitoso, pues anualmente millones de visitantes acuden para conocer este castillo y todo lo que ofrece, desde los cuartos que aún conservan el mismo diseño antiguo hasta la vista hacia las llanuras.

El castillo de Pierrefonds

Se trata de un castillo que fue destruido en la época Medieval. Fue restaurado en su totalidad y reconstruido de forma parcial durante el siglo XIX, de la mano del arquitecto Viollet-le-Durc como decreto del emperador Napoleón III.

Cuando ves este castillo, inmediatamente piensas que ha sido sacado de un cuento de hadas, pues lo rodea un inmenso bosque, el Compiègne. Es un monumento histórico que anualmente consigue seducir a millones de turistas que buscan una aventura

Castillo de Castelnaud

Otra fortaleza medieval, la cual se encuentra en el Valle de Dordoña. Es también es la sede del Museo de la Guerra de la Edad Media, destino turístico que anualmente recibe a millones de personas. Pero no es todo, ya que durante el verano y la época de vacaciones, se preparan muchas actividades para los visitantes.

El Palacio de Versalles

Sin duda uno de los castillos más conocidos de todo el país y que simboliza el lujo y el poder de Francia. Este, junto a las puertas de París, son la máxima representación de la monarquía del Rey Sol.

Esta estructura no solo es bonita e imponente, sino que tiene un diseño sacado directamente de cuentos de hadas. Además, en su interior se encuentran distintos tesoros nacionales y galerías de arte, por lo que constantemente se organizan excursiones para los turistas que desean aprender más.