Torre de Jado

Nombre: Torre de Jado

Localidad: Jado (Argoños)

Comunidad: Cantabria

Tipología: Torre

Estado: Vestigios

Visita: Libre

Localización: N43° 27.209′ W3° 29.283′

La Torre de Jado fue casa solar del linaje de los Jado, se encuentra en un estado de ruina progresiva, consimilitudes constructivas a la Torre de Cabrahigo. Los actuales restos pueden datar de los siglos XVI-XVII. Las primeras noticias ciertas de la presencia del linaje de Jado en Argoños vendrían dadas por la inscripción ligada al escudo del linaje existente en la iglesia parroquial de Argoños, que haría referencia al año 1419. Una cita de 1767 hace referencia a esta construcción: «Por defunción de sus padres , abuelos bisabuelos, en representación de Juan y Pedro Sainz de Venero, que los fundaron y otorgaron en dicha villa de Argoños sobre su torre, casa baxa, vega , huerta, solares y demas hacienda..»

En un expediente de D. Francisco de Jado Venero y Castillo del año 1792, se afirma: «Que en cuanto a la familia de Venero, la primitiva casa, torre solar y fortaleza de Venero existe en el lugar de Castillo (…). De ella nació D. Juan Sainz de Veneri, quien habiendo casado en la villa de Argoños, con Doña María Sainz de Jado, fundó su casa torre solar en ella y dos vínculos de mayorazgo….»

El lugar de Argoños y su iglesia, pertenecían al abadengo del Monasterio de Najera (La Rioja) desde, al menos, 1136, época en que hizo la concesión Alfonso VIII.

Ruinas de un solar perteneciente al linaje de Jado, del que existen referencias antiguas. Actualmente apenas es identificable el muro que delimita todo el solar y un gran lienzo situado hacia el noroeste. En este lienzo se conserva un arco carpanel muy alzado y el hastial de lo que fue una gran casona. Existe una ventana en primera planta con guardapolvo decorativo. En los laterales del arco de acceso, que debió dar paso a la corralada, se abren dos saeteras con gran derrame, único elemento de carácter defensivo que es posible identificar en el actual conjunto. Sobre la clave del arco carpanel se sitúa un escudo de armas muy desfigurado, que puede datar del s. XVIII.

Está construida en mampostería, excepto la sillería de piedra arenisca en sus esquinas, de planta cuadrada, la cual solo ha llegado hasta nuestros días los restos de la portada y nos pocos metros de muro.

Bibliografía

www.castillosasociacion.es

https://patrimonio.coacan.es